Desde hace algún tiempo muchos papás en la dulce espera se empiezan a plantear si colechar con su bebé cuando nazca.

Mi respuesta es un sí rotundo siempre que se haga con una serie de medidas de protección ya que muchos especialistas desaconsejan que se acueste al bebé en la misma cama que los papás, debido al peligro que puede suponer para el.

Ya hay mucho escrito sobre la mejor forma de dormir a los bebés: solos, a oscuras, con luz, en silencio, en compañía,… Creedme, de verdad, no hay una forma correcta. Lo correcto, lo mejor, es aquello que os hace felices a todos, incluido el bebé, por supuesto.

Hoy en día existe una forma totalmente segura de practicar el colecho gracias a las cunas que venden para este fin. Con esto garantizamos la seguridad de nuestro bebé sin perder contacto con él.

Pero veamos realmente las ventajas que tiene:

  • Facilitan la lactancia materna y la alimentación del bebé

Tener al bebé “a mano” durante la noche facilita a la madre poder amamantarlo más rápidamente y sin levantarse. Así, también mejora el descanso del bebé y su madre, ya que esta o tendrá que levantarse para ir a otra habitación o acercarse a la cuna del pequeño.

En el caso de bebés que se alimentan con biberón, las cunas colecho también suponen una ventaja. Se puede tener todo lo necesario para prepararlo junto a la cama y ni siquiera será necesario levantarse.

  • Seguridad

Los bebés que duermen pegados a sus padres se sienten más seguros. Y también los padres ganan en seguridad, ya que al estar cerca de su bebé pueden notar cualquier anomalía antes y reaccionar más rápido. De esta forma, todos duermen más profundamente y mejor.

  • Mejora el desarrollo del bebé

Algunos estudios apuntan a que practicar colecho mejora el desarrollo neuronal del bebé.

  • Estrechan el vínculo

También hay corrientes que resaltan la importancia del colecho como refuerzo del vínculo entre padres y bebé, haciéndolo más estrecho. Como es normal, hay opiniones encontradas en este sentido.

Por poner una desventaja a esta práctica podríamos señalar la falta de intimidad .Si el colecho se prolonga mucho en el tiempo, puede derivar en una falta de intimidad que provoque problemas de pareja.

 

Desde luego cada familia debe sentirse libre de optar por lo que cree que es mejor para sus hijos, debemos recordar que cada niño es un mundo y que no existe una única respuesta correcta.

 

¿Vosotros que opináis?¿Os planteáis colechar?

Gracias por dedicar un ratito de vuestro tiempo a leerme, espero la info os sea de utilidad.